Plagas y enfermedades: Cereales

Enfermedades de los cereales

Las principales enfermedades que afectan a las cereales son:

1. Carbón del cereal
2. Caries o tizón del trigo
3. Helmintosporiosis
4. Oidio
5. Fusariosis
6. Rincosporiosis
7. Roya amarilla
8. Roya parda
9. Septoriosis

 

Carbón del cereal
Es una enfermedad de contaminación interna (se produce en el interior del grano). Presenta un único ciclo infectivo en el cultivo.

  • Es un hongo especialmente agresivo, destruye los granos y la estructura completa dejando la espiga en el raquis.
  • Empieza a extenderse en la floración, y transforma el desarrollo de la espiga en una masa de polvo oscura.

Resulta difícil de encontrar sobre el trigo, aunque es muy habitual en cebada. Es esencial extremar el control de los campos de producción en la fase de espigado, rechazar parcelas con niveles de contaminación elevados, o en caso necesario, aplicar tratamientos eficaces a las semillas.

Tizón del trigo
Es una enfermedad de contaminación externa.

  • El diagnóstico de la enfermedad es complicado hasta que la espiga no está completamente formada.
  • No siempre ataca a todos los granos de la espiga.
  • Los atacados son más gruesos y más cortos, con un polvo de color marrón oscuro en el interior que se aprecia porque el tegumento que lo recubre se queda prácticamente transparente.

La única lucha eficaz es la desinfección de la semilla, ya que una vez que se descubren los síntomas ya es tarde

Helmintosporiosis
Afecta principalmente a la cebada, se puede presentar contaminando el grano tanto externa como internamente.

  • Su transmisión es exclusiva por semilla, los granos infectados son asintomáticos y, en el cultivo afectado, la enfermedad se hace más visible desde la fase de encañado en adelante.

Es importante el buen control de los campos de producción en el espigado en el que se detecta la presencia de plantas afectadas.

Oídio
Afecta a trigos y cebadas.

  • Esta enfermedad se identifica por la aparición de manchas blancas polvorientas sobre la parte superior de las hojas, tallos y espigas.
  • Con la evolución de la enfermedad las manchas se vuelven marrón grisáceas y si sigue desarrollándose las hojas finalmente mueren.

El control cultural del oídio incluye la erradicación de los cereales espontáneos, los cuales actúan como fuentes de inóculo donde pasar el invierno y destrucción de rastrojos y escombros, los cuales pueden estar infestados con cleistotecios.

Fusariosis
Afecta a trigos y cebadas. Se pueden contaminar los granos tanto interna como externamente. Es una patología policíclica.

  • Puede acabar infectando a toda la espiga o sólo a algunos granos, dependiendo de las condiciones de humedad y temperatura que se den para el desarrollo de la enfermedad.

Es necesario vigilar el cultivo de producción de semilla durante las fases de espigado, para evitarlo. Labores de selección de semilla rigurosas y tratamientos adecuados consiguen evitar los daños.

Rincosporiosis
Afecta principalmente a cebadas puede atacar a centeno y a triticales.

  • Los síntomas son primero un reblandecimiento del área afectada, luego se forma una mancha gris azulado y se desarrolla dejando la parte central pardo grisáceo y el borde marrón oscuro.

La rotación es una práctica esencial como medida preventiva.

Roya amarilla
Afecta a trigos, cebadas y triticales.

  • La sintomatología de esta enfermedad se caracteriza por la aparición de pústulas de color pardo anaranjado, que avanzan siguiendo los nervios de las hojas en dirección a las puntas.
  • Cuando la infección es fuerte rápidamente se produce una clorosis en la hoja y posteriormente ésta se necrosa, produciéndose su destrucción cuando las condiciones se tornan secas.

Conseguir un desarrollo vegetativo adecuado en base a limitar la densidad de plantas y una buena gestión de la fertilización, quizás sea la medida que más influye para limitar el avance de roya, no obstante no es infrecuente ver cultivos fuertemente afectados en situaciones de déficit de nitrógeno y poco vigorosos.

Roya parda
Afecta a trigos y cebadas.

  • Los síntomas se pueden confundir con los de roya amarilla cuando aparecen las primeras pústulas de color naranja marrón, pero después se identifica con facilidad ya que se dispersan por toda la hoja de forma desordenada, sin seguir las líneas de los nervios de la hoja como el caso de la roya amarilla.
  • Esta enfermedad requiere temperaturas más elevadas para su desarrollo por lo que suele aparecer en momentos más tardíos, afectando a la hoja bandera y el llenado de los granos.

El control cultural de la roya parda es similar que el del mildiu. El más efectivo y el único utilizado para el control de la roya parda es el empleo de variedades resistentes de cebada.

Septoriosis
Afecta a trigos y se conserva en el exterior del grano. La enfermedad tiene varios ciclos infectivos en el cultivo que afectan principalmente a los órganos foliares.

  • Esta enfermedad se identifica por los puntos negros que deja en la superficie de la hoja y que se llaman picnidios.
  • El avance de la enfermedad se produce desde las hojas inferiores y se va contagiando a las partes altas de la planta.

Para limitar los daños es preciso ser exigente en la selección de la semilla y utilizar tratamientos adecuados.